domingo, 27 de julio de 2014

Simone de Beauvoir sobre la muerte:

"Ya tiene edad de morir." Tristeza y exilio de los ancianos: la mayoría ni piensan que han llegado a esa edad. Y yo también, aún refiriéndome a mi madre, he utilizado esa fórmula. No comprendía que se pudiera llorar con sinceridad a un pariente, a un abuelo de setenta años. Si encontraba una mujer de cincuenta años postrada porque acababa de perder a su madre, la consideraba una neurótica: todos somos mortales; a los ochenta años se es lo suficientemente viejo para convertirse en un muerto...
Pero no. No se muere de haber nacido, ni de haber vivido, ni de vejez. Se muere de "algo". Saber que mi madre, por su edad, estaba condenada a un fin próximo no atenuó la horrible sorpresa: tenía un carcoma. Un cáncer, una embolia, una congestión pulmonar: es algo tan brutal e imprevisto como un motor que se detiene en el aire. Mi madre alentaba al optimismo cuando, impedida y moribunda, afirmaba el valor infinito de cada instante. Asimismo, su vano encarnizamiento desgarraba el velo tranquilizador de la superficialidad cotidiana. No existe muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia cuestiona el mundo. Todos los hombres son mortales: pero para todos los hombres la muerte es un accidente y, aunque la conozca y la acepte, es una violencia indebida.

8 comentarios:

Arvintel Media dijo...

"No existe muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia cuestiona el mundo."

No estoy de acuerdo con esto. Me parece estirar demasiado la importancia o el hecho de que el ser humano actúe sobre el mundo de manera única, intelectual, intencional. Sacarlo así de la naturaleza, generalizando ("nada de lo que sucede al hombre es natural") es contraproducente.

"Todos los hombres son mortales: pero para todos los hombres la muerte es un accidente y, aunque la conozca y la acepte, es una violencia indebida." Otra vez esto me hace pensar en que el hombre está separado de la naturaleza. La muerte no es un accidente en cuanto a que no la podemos evitar. Más arriba dice que estamos condenados a morir. No hay forma de evitarlo, como pasa con los accidentes.

La verdad de todo esto, aunque cueste aceptarlo, yo la sé: hoy me levanté criticón, y María y sus lectores lo tienen que pagar :)

Beso
-- Diego

Arvintel Media dijo...

Y me olvidaba, ¡gracias!! y soy el mismo Diego de siempre, solo que me da pereza cambiar de cuenta de google.

-- Diego.

María dijo...

Gracias a vos, Diego. Me alegra que te opongas, y comparto tu visión tanto como reconozco también bastante verdad en la de Simone de Beauvoir. La muerte para el hombre es tan tremendamente traumática que pasa a ser algo casi antinatural...

Saludos y gracias!

Nausica dijo...

Locura la presencia constante. Uno puede creer que no esta pensando en la caducidad y de pronto alguien la nombra y aparece con tanta o más contundencia que antes. La muerte y su ruido.
Besos van

Betina Z dijo...

¿Leíste su novela "Todos los hombres son mortales"? El protagonista es inmortal, y lo padece...

Para Cortázar la muerte también resulta "antinatural":
“Precisamente porque en el fondo soy alguien muy optimista y muy vital(...)la noción de la muerte es también fuerte en mí. (…) Para mí la muerte es un escándalo. Es el gran escándalo. Es el verdadero escándalo. Yo creo que no deberíamos morir."

Todos sabemos que, todos razonamos todo, pero cuando nos roza no podemos dejar se sentir estupor. Creo que la mayoría lo vive (valga la paradoja) así.

Saludos, María

Gloria dijo...

La muerte marca el sin sentido de la vida

María dijo...

Hola Nausica, la muerte, como la locura (ahora que la nombrás), laten por debajo. El miedo las tiene bien controladas...

Betina, gracias por la cita de Córtazar. Yo la verdad es que, profundamente, me siento más cerca a esa sensación de "escándalo" (me encantó el término para describirla) que a la naturalista de la que habla Diego en el comentario anterior, la más racional y lógica, sí, pero mi corazón no lo termina de entender.
Voy a leer "Todos los hombres son mortales", gracias por la recomendación!

Gloria, no sé, creo que tiene sentido vivir aunque exista la muerte, quizás lo tiene justamente porque existe ese final. No sé, no lo tengo tan claro... Seguiré pensando.

Besos para las tres!


Anónimo dijo...

No es contraprocuente veamos "No existe muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia cuestiona el mundo."
Nuestra manera de ver el mundo es atravez de nuestra mente pensamientos ,Interpretaciones ,Juzgar,Etiquetar.
Asi que mundo es nuestra mente.Pero si bajas de tu mente a tu cuerpo.Te centras en tu respiracion ...no podras pensar y estas aqui y ahora al no pensar ,sin pasado sin futuro no hay problemas no hay ego ! No hay un yo i mi historia .Por eso " su sola presencia cuestiona el mundo" ....contraproducente seria identificar se con la mente y los pensamientos y no con la conciencia que es mas inteligente.La mente es astuta pero conciencia inteligente.Los pensamientos sin conciencia no pueden existir.Pero la conciencia sin pensamientos si!
Ahora bien la otra parte demuestra apego....apego a la vida .refleja el miedo.Miedo a morir asi sin mas.Miedo es el motor de apego.
Somos vida eterna encarnada en esa forma