lunes, 16 de marzo de 2015

Un alfabeto para discernir varios significados del arte y su creación

1. El artista A crea la obra de arte B. Una idea que forma parte del cuerpo de A se convierte en un objeto B. B no es idéntico a A. B ni siquiera se parece a A. ¿Cuál es la relación entre A y B?

2. A no es igual a B, pero B sería imposible sin A, luego B depende de A para existir y, sin embargo, B es distinto de A. Si A desaparece, B no desaparece necesariamente. El objeto B puede sobrevivir al cuerpo de A.

3. C es el tercer elemento. C es el cuerpo que observa a B. C no es responsable de B y sabe que A es quien creó a B. Cuando C mira a B, no ve a A. A no está presente en cuerpo, pero sí como una idea que forma parte del cuerpo de C. C puede utilizar a A como una palabra para describir a B. A se ha convertido en uno de los signos que designan a B. A sigue siendo A, un cuerpo, pero A también es una etiqueta verbal compartida que pertenece tanto a A como a C. B no puede utilizar símbolos.

4.¿Qué sucede cuando A crea a B y luego desaparece de B como cuerpo y como signo? En lugar de A, D se une a B. C observa a B creado por A, pero la idea de D ha sustituido a A. ¿Ha cambiado B? Sí. B ha cambiado porque la idea que habita en el cuerpo de C cuando observa a B es ahora D en lugar de A. D no es igual a A. Son dos cuerpos diferentes y dos símbolos diferentes. Si los cuerpos de D y A desaparecieran, B, el objeto que no puede utilizar signos, no cambia. Sin embargo, el significado de B vive sólo en el cuerpo de C, el tercer elemento. Sin C, B no tiene significado por sí mismo. Ahora C comprende a B a través del signo D, que es todo lo que permanece de D cuando D deja de existir.

5. D no ha creado a B, pero eso ya no tiene importancia. A ha desaparecido. Su cuerpo ha desaparecido. A ya no deambula por ahí como un símbolo colectivo de B. ¿Dónde está la idea que habitaba el cuerpo de A y que creó a B? ¿Está en B? ¿Puede C observar en el objeto B la idea que estuvo una vez en el cuerpo de A? ¿Podemos encontrar la idea de A en alguna parte de B, a pesar de que C no sabe que A estuvo allí y sólo cree en D?

6. El valor de B es también una idea, una idea que se transforma en un número. Después de observar el objeto, C quiere ser propietario de B. Se le coloca un número a B y ese número depende del nombre que esté unido a su creación, que es D. D=$. C compra B porque la idea de D realza la idea de C, no acerca de B o D, sino acerca de C. Ahora B es un objeto en circulación que también inspira una idea sobre C y D, una idea que estuvo dentro del cuerpo de A, convertido ya en cenizas que se depositaron en una urna para ser después enterradas.

7. Hubo muchas ideas que formaron parte del cuerpo de A cuando vivía, aunque no nacieron con A. Formaron parte de otros cuerpos, demasiados para enumerarlos ahora. Pertenecieron a otros cuerpos vivos que A llegó a conocer y también estaban expresadas en signos que habían inscrito aquellos cuerpos vivos que A llegó a conocer y también estaban expresadas en signos que habían inscrito aquellos cuerpos vivos que habían dejado de vivir muchas generaciones antes de que A naciese: E, F,G, H, I, J, K, L, M, N, O, P, Q, R, S, T, U, V, W, X, Y, Z. Si A no hubiese incorporado dentro de sí esas otras ideas, B no existiría. Ahora B está en circulación y se lo conoce como la B de D. A está bajo tierra. A es el signo de la AUSENCIA.
(Fragmento de "El mundo deslumbrante", de Siri Hustvedt)  

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Conocí a A y me duele decirlo pero B es un plagio de una obra de G.

Y

nahue dijo...

Que buena ejemplificación de la relación entre la persona y su obra. Como la obra es hacer flor lo que la persona es y le sucede, y pueda esta permanecer a pesar de su creador. Cómo la obra sirve para eso: para que a A le deje de suceder lo que le sucedía, ya que ahora lo que le sucedía es una flor, y para que A permanezca en B cuando el primero ya no esté-