sábado, 9 de agosto de 2014

Werther

La raza humana es harto uniforme. La inmensa mayoría emplea casi todo su tiempo en trabajar para vivir, y la poca libertad que les queda les asusta tanto, que hacen cuanto pueden por perderla. ¡Oh, destino del hombre!
¡Ah! Si yo fuera algo más superficial, sería el hombre más feliz de la tierra. Pero. ¡ca! Otros, pobres de fuerza y de talento, se pavonean delante de mí con aire de suficiencia, y yo desespero de mis energías y mis dotes. Tú, Señor, que me has dado todos estos bienes, ¿por qué no me negaste la mitad de ellos, concediéndome en cambio la confianza y satisfacción de mí mismo?

En el mundo se sale pocas veces de un apuro con un dilema. Los sentimientos y las acciones tienen tantos matices como gradaciones hay entre una nariz aguileña y otra chata.

¿No basta con que no podamos hacernos felices los unos a los otros? ¿Es también preciso que acibaremos el placer que cada uno puede procurarse aun a sí mismo? Citadme un atrabiliario que sepa disimular su mal humor y soportarlo sólo para no turbar la alegría de los que lo rodean. ¿No es más bien un despecho oculto, hijo de nuestra pequeñez; un descontento de nosotros mismos, mezclado siempre con alguna envidia, excitada por alguna loca vanidad?

¿Por qué el torrente del genio se desborda tan de tarde en tarde?
Mi actividad se consume en una inquieta indolencia; no puedo estar ocioso y, sin embargo, no puedo hacer nada. Mi imaginación y mi sensibilidad no se conmueven ante la naturaleza, y los libros me causan tedio. Cuando el hombre no se encuentra a sí mismo, no encuentra nada.

(Fragmentos de "Werther", de Goethe)

5 comentarios:

Arvintel Media dijo...

Gracias! Adoro leer algunos de tus posts. Me dejan pensando y siento que algo de ellos se va sumando a otros pensamientos en mi cabeza. Y los pensamientos tienen sexo (¡mucho sexo!) entre ellos. A veces alguno se embaraza, y salen hijos monstruosos, pero a veces son hermosos. Y todos son yo.

Beso
-- Diego (el de siempre, ¿tengo que repetirlo? :) )

Gloria dijo...

Me encanto el comentario de Diego y goethe sin palabras y vos maria siempre presente con palabras! Compartiendo estos días a veces sentidos sin sentido! Besos gloria

María dijo...

Gracias, Diego por tus palabras, qué bueno que se reproduzcan tus ideas gracias a algo de este blog.
Un beso.

Gracias, Gloria, y besos también para vos.

Diana Laurencich dijo...

Mi actividad se consume en una inquieta indolencia; no puedo estar ocioso y, sin embargo, no puedo hacer nada.
Genial. Doloroso pero cierto.

María dijo...

Hola Diana! Sí, es terrible "no poder estar"... Un beso y qué bueno tenerte por acá.