miércoles, 7 de noviembre de 2012

Palermo Hollywood

Hace unos días fui a Palermo Hollywood después de mucho tiempo que no iba. Fui a almorzar, a caminar por ahí y a tomar un té de mango por el que me cobraron veinticinco pesos. 

Entramos al bar en dónde terminé tomando el té más caro de mi vida apenas después de comer, porque teníamos ganas de ir al baño. T. pidió un café y partió hacia la puerta de caballeros, yo me quedé sentada en la barra, indecisa. 

Atendían el lugar una pareja de colombianos y una chica de Indonesia. Había otros clientes: un yankee y dos mujeres italianas. Asesorada por los propios dueños colombianos, (bien, por un lado, porque era riquísima; mal, por otro, porque era carísima), ordené la lujosa infusión de fruta. 

¿Y tú de dónde eres? Me interrogó la chica sentada frente a la caja. Miré alrededor, la joven indonesa me sonreía achinada y exageradamente, el yankee abrazaba su casco de bicicleta flúo y pedía the check, please. Las italianas no paraban de hablar agitando revistas de moda. 

Todo se detuvo. Yo estaba en Madrid como hace tres meses, yo era de Marruecos, estaba en Río de Janeiro, donde había estado hace una semana, en Budapest, Milán. Se sucedieron todos los lugares en donde estuve este año, con el parloteo italiano de banda sonora. ¿De dónde soy? ¿Dónde estoy?, me susurraba la cabeza como a una vieja con alzheimer. 

El instinto de supervivencia llevó mi mirada a la calle y de repente me desperté, como de una pesadilla confusa. La colombiana, con su tonada caribeña, me decía que en total, el café y el té, eran cuarenta pesos. Le dí la plata callada y obediente. Pero antes de irnos, ya en la puerta y con verdadera intriga, los miré a todos algo indignada: ¿Yo de dónde soy? ¿¡De dónde son ustedes!?

5 comentarios:

Gendai no samurai dijo...

Lo dice tan bien:

"And if you feel just like a tourist in the city you were born
Then, it's time to go.

And you find your destination with so many different places to call home...

(del tema: "When there's a burning in your heart" - Death cab for cuties)

María dijo...

Gracias Gendai!

Muy bueno.

Saludos

Berlin Blues dijo...

Si... Conozco esa sensación.
Yo, aún sin salir de mi casa me siento extraña, intrusa, extraviada...
Intento remediarlo yendo a dar un paseo por la montaña; por ahora es lo único que me acerca a mi misma. Pena no hacerlo todos los días. Estar más cerca de la Diosa...

Violeta dijo...

La verdad que hace muuuuuucho que no voy a caminar por la zona... eso que vivo cerca y muchas veces pido delivery a los restaurantes de la zona..
voy a pasarme ahora que los días estan mas lindos! tengo que aprovechar que vivo en una ciudad con lugares linos para pasear,no?

María dijo...

Hola Violeta,

Dale, andá y contame si te sentís una turista en tu propia ciudad.

Saludos.